Canta el gallito en la mañana,
mira que la hora no engaña.
Hoy es día de colegio,
a levantarse antes que me haga viejo.

Mi papi se levanta y se apresura,
ay que mala fortuna,
quiere preparar el desayuno,
parece que entraremos en ayuno.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Hierve el agua y suena el sartén,
la comida sale de la refri sin desdén.
El desayuno está servido,
espero que no sea un desatino.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Yo quiero huevos revueltos y ensalada light
Pero solo encuentro esta rara masa, aight!
Todas nos miramos sin querer,
nadie quiere la comida de ayer.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Se mueve el rollito de mamá
y goza la papada de papá.
Ay este brazo está gordo,
y está panza mejor al fondo.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Se hace tarde pal colegio,
hay que irse sin remedio.
Nadie prueba esa masa entremezclada,
todas a correr antes que nos caiga la chanclada.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Solo los valientes comen este manjar,
sí, un potaje de grasas para trabajar.
No hay duda que es el plato más rico,
y eso que yo tengo fino el pico.

Calentao, qué rico calentao,
calentao, qué rico calentao.

Cusco, algún mes de algún año en que las crespas no quisieron el calentao que les preparé en el desayuno.