Para Silvia, en medio de esta bulla sincopada

Pinto mis viajes con tu rostro.
Tu ausencia es un dolor perenne.
La lluvia solo refresca la tierra
y entibia el aroma del viento.

Ninguna gracia de esta alegre selva
podría reemplazar tu compañía,
tu risita encantadora,
tu majadería engreidezca,
tu brazo acurrucante,
tu opinión inacabable
y tu certeza política.

¿Por qué solo viajas en mi mente y no conmigo?
¿Por qué las crespitas solo miran del teléfono?
¿Por qué cada vez que parto todo de mí se queda?
¿Por qué mi oración es insuficiente?

Sí, pinto mis viajes con bondad y cortesía,
pero tu ausencia solo refresca mis quejidos,
solo entibia la fiebre de mi alma.

Viajo como un errante pensativo
sin conocer la certeza de tu compañía.
Solo quiero retornar a casa para
viajar eternamente contigo.

Camisea, lunes 07 de octubre de 2019.

Un poemita espontáneo para ti mi amor. Un detallito para seguir atizando esa llama perenne que sin roche ni mayor publicidad sigue flameando en el interior de cada uno, a veces disimulada, a veces indiferente, pero nunca inacabable.